Back to the Great Hall

Preferences: English | All Season

A Mosaic Story - Spanish



Welcome to the Online Mosaic Story - Spanish



Listed Below is the story so far. If you would like to contribute to it, click the Add to Story button below. If no one else is currently updating the story you will be brought to an input screen where you can add up to 255 characters. You will have 20 minutes to make your addition, after that the system will allow someone else to take your place at the writing desk and, if you have not submitted it, your input will be discarded. You can contribute to the story as many times as you like, however you will be prevented from making consecutive entries within an 8 hour period. At least one person has to contribute or 8 hour elapse before you can contribute again.

This story was created by participants of Winterfest, piece by piece to create the collective whole. Thanks to eveyone who contributed in the creation of such a wonderful story.

                                                                                                         

Catherine amaneció muy contenta. Anoche, Vincent le había visitado en el balcón con un regalo especial: La vela tricolor invitándole a su segundo Festival.
"Catherine..." su voz una suave música de terciopelo. "Quisiera preguntarte algo..."
Ella sonrio, "Esperaba esta pregunta, Vincent," respondio. "El festival fue una noche magica."
Vincent bajó la cabeza, ocultando su rostro en la cortina de su melena, como si estuviera tomando valor. "Lo fue, Catherine. Pero mi pregunta... quisiera..." Tomándole la mano, finalmente dijo: "Bailarías conmigo... frente a todos?"
El corazón de de Catherine se aceleró y un leve rubor asomó a sus mejillas. "Estaré encantada de bailar contigo, Vincent" y tomando su mano lo condujo al centro de la estancia. La música marcaba el ritmo de sus movimientos, pero ellos casi no la oían ya. En la quietud del balcón, ambos se deslizaban en un dulce ensayo privado, atesorando la escusa del momento juntos.

Mientras, en los túneles reinaba el caos de los preparativos.
"¿Cómo que Vincent no ha llegado?" Padre resoplaba mientras Mary guiñaba un ojo a Jamie que le devolvió una sonrisa. Padre estaba demasiado ocupado dirigiendo la actividad de todo el mundo que ni siquiera se dio cuenta de la complicidad entre las dos mujeres. Mientras, en el balcón una pareja mágica bailaba entre las estellas y las luces de la ciudad.
"Todo está listo." Jamie susurró a Mary en una esquina. "¡Qué sorpresa se llevarán Vincent y Catherine!"

"¿Estás segura de que no será peligroso?"

"¡Claro que no! Solo hay que pensar cómo distraer a Padre. Ellos lo merecen, y nosotros se lo debemos." Catherine, frente al espejo de su tocador, acariciaba el cuarzo de su cuello mientras su mirada vagaba en una ensoñación. Bailaba entre los brazos de Vincent en el Gran Salón y a su alrededor todos iban desapareciendo, desvaneciéndose dejándolos solos. Entonces, Vincent acariciaba su mejilla, mirándola fijamente con toda la fuerza de su amor reflejada en sus ojos. Al suave ritmo de aquella delicada danza, sus dedos se perdían en los cabellos de su amada. Un leve toque en el cristal de la puerta del balcón la devolvió a la realidad. Volvió a mirarse en el espejo justo antes de levantarse para salir al encuentro de su guía en la oscuridad.

"Catherine." Su nombre una caricia.
"Vincent." sonrio ella, enterrándose en su abrazo.
Él acarició su espalda, pensando en la sorpresa que Jamie y mary estaban ayudando a preparar: Pronto verían juntos ese lago en Connecticut. ¿Querría aún acompañarlo?

"Estás muy callado esta noche," observó Catherine luego de unos minutos. "¿Ocurre algo?
"Pensaba..." respondió él.
"Dime," respondió ella tomando su mano.
"Una vez te hice una promesa, Catherine... una que sueño con cumplir, por los dos."
"Oh Vincent, ¿Sería posible? ¿Hablas de…?” Catherine casi no podia arriesgar esperar que le diría esto. Vincent llevó las manos de ambos unidas a su corazón y continuó:
"El lago, el sol, los colores... Estar ahí contigg, Catherine, sería tan hermoso. Yo, quisiera...intentarlo."
Ella lo abrazó fuerte, entre sonrisa y rebeldes lágrimas de alegría.