Capítulo 3

Por Radcliffe

- Samantha ¿hay algo raro sucediendo Abajo?" - Catherine pensó que no haría ningún daño el intentar una aproximación directa.

Samantha miró hacia arriba rápidamente al oír la pregunta, sus ojos marrones bien grandes, y luego debajo de nuevo a lo que estaba haciendo.

- No nada, ¿Porqué?

- Bueno, me parece un poco extraño, nada más – Catherine dejó que su voz bajara misteriosamente.

- ¿Qué quieres decir Catherine? – había un tono ligeramente ansioso en la voz de la niña.

- Bueno, por lo que Vincent me cuenta, tu eres una gran artista y sé que has hecho regalos para él en el pasado y supongo que lo mismo es cierto para muchos otros en los túneles, ¿verdad?

- Bueno, si..

- Y nunca has tenido problemas para mantenerlos en secreto antes – Catherine se introdujo en su papel de abogado. Este testigo iba a ser muy fácil.

- Pero no es fácil- Samantha se volvió hacia ella una vez más olvidando su proyecto.

- Una vez me tocó hacerle el regalo a Kipper. Todos los chicos apostaron que encontraría su regalo antes del Festival de Invierno. Tuve que moverlo constantemente para que no lo encontrara. De hecho hasta lo escondí debajo de su cama durante todo un día.

- ¿Y no lo encontró allí? – Preguntó Catherine curiosa.

- ¡Claro que no! ¡Es el ultimo sitio que hubiera mirado! – Samantha sonrió de manera triunfante – Theresa me dijo que incluso había mirado en la Sala de los vientos. ¿No te parece que es tonto?

- Bueno – ser rió Catherine- admiro tu determinación.

Samantha rápidamente bajó la vista hacia la mesa y no contestó. Cogió el tubo de pegamento que estaba usando y empezó a aflojar la tapa. Su proyecto parecía casi completo excepto por uso pocos toques finales.

- De todas formas – Catherine continuo – tengo la impresión de que hay algo más. ¿Estás segura que no tienes ni idea de qué puede ser? ¿Has escuchado alguna conversación extraña últimamente?- Catherine odiaba tener que forzar, pero sus instintos le decían que tenía derecho a saber.

De repente Samantha volcó el pegamento con el que estaba trabajando.

- ¡Oh no, ahora está estropeado! Lloró y cogió toallas de papel. Empezó a intentar limpiar el pegajoso desastre, pero parecía que sólo se volvía pero a medida que trocitos de papel se pegaban a su proyecto, la mesa y ella misma.

-Déjame ayudar con eso- se ofreció Catherine levantándose del sofa. Se empezaba a sentir muy culpable por sospechar de la Comunidad de los Túneles de tener motivos ulteriores en primer lugar y de interrogar a esta pobre niña en segundo lugar.

-Está bien, puedo hacerlo yo – dijo Samantha rápidamente. Pero al acercarse Catherine, la niña arrugó todo el proyecto en una bola y corrió a la cocina a deshacerse de ella.

-¡Samantha! - Exclamó Catherine - ¿por qué lo has hecho? No parecía que fuera una pérdida total, estoy segura que lo podríamos haber salvado.

Hubo una pausa y Samantha volvió al comedor pareciendo cómo si fuera a llorar en cualquier momento.

- Oh, ven aquí cariño- Catherine la condujo a uno de los sillones junto a la chimenea. Las dos se sentaron y Catherine puso su brazo alrededor de Samantha.

-Lo siento Catherine- dijo Samantha en voz baja. Apoyó su cabeza en el hombro de Catherine.

- No pasa nada tesoro. Yo soy la que debería sentirlo por molestarte.

Se quedaron sentadas en silencio durante unos minutos. Entonces Samantha habló de nuevo,

- Es sólo que me gusta pasar tiempo contigo Catherine.

- A mi también. Se trataba de eso?

Samantha no alzó la vista pero asintió levemente.

-Te prometo que haremos algo juntas en cuanto se acabe el Festival de Invierno. ¿Qué te parece?

- ¡Eso sería genial! Samantha le dio a Catherine un fuerte abrazo y se levantó a coger un pañuelo de la mesa enfrente del sillón. Trabajaron juntas, ordenando el comedor, y entonces Catherine miró el reloj.

-Se está haciendo tarde, será mejor que te vayas antes de que te echen de menos. Te acompañaré hasta abajo.

Catherine y Samantha bajaron en el ascensor hasta el nivel inferior y entonces, con cuidado, bajaron unos cuantos tramos de escaleras hasta el sótano. Cuando llegaron a la entrada de los túneles, Catherine empezó a mover cajas. Samantha agarró su manga y le dijo:

- Aún tengo que hacer mi regalo Catherine. ¿Puedo volver mañana por la moche? ¿Por favor?

.. – Lo siento cariño, mañana viene Vincent, es como si no lo hubiera visto en años- La última parte la dijo más para ella misma que para Samantha.

- ¿De verdad? – Samantha bajó la voz rápidamente para no llamar la atención de nadie pero abrió los ojos alarmada – ¿viene a tu balcón?

- No, de hecho nos encontraremos aquí mismo. Ahora tienes que irte a casa jovencita- Catherine le dio a la niña un suave empujoncito hacia la apertura en la pared de ladrillo.

-¡Adiós Catherine! – Samantha le dio un rápido beso en la mejilla y desapareció bajando por la escalera. Catherine puso las cajas de nuevo en su lugar y en silencio subió a su piso.

Sabía que Samantha era una buena niña, que la admiraba y que incluso algunas veces intentaba imitarla. La lágrimas de la cría y su ansiedad parecían reales, pero a la vez, sus instintos le decían a Catherine que algo no estaba bien. Para cuando abrió la puerta de su apartamento había decidido ignorar sus instintos de momento. ¿Podía ser que había sido una abogada durante tanto tiempo que se estaba volviendo demasiado suspicaz? Sin mucha ganas se dijo a si misma que ese podría ser el caso Además Vincent no le escondería nada. Quizás se enteraría de más cosas cuando le viera.

A la noche siguiente, Catherine llegó a la entrada en su sótano casi treinta minutes antes de hora. Pero había sido un día muy caótico y no podía esperar más. Pensaba pasarse unos minutos esperando en la fría tranquilidad de esa área directamente debajo del umbral. Esto la ayudaba a menudo a calmarse y organizar su mente antes de que llegara Vincent. Apartó la cajas lo justo para colarse, las puso de nuevo en su lugar y empezó a bajar la escalera. El sentimiento de dejar atrás el mundo de Arriba fue muy bienvenido en ese momento.

Respiró hondo, se volvió y casi tropezó con algo. En cuanto sus ojos se acostumbraron a la oscuridad vio de que se trataba – otro paquete! Estaba envuelto en papel marrón sencillo pero tenía un lazo brillante a su alrededor. Además había una nota encima con su nombre en ella. Catherine abrió la nota y la leyó.

"Querida Catherine,

Siento no poder encontrarme contigo esta noche como habíamos planeado. Ha ocurrido algo de lo que debo ocuparme. No tienes porque preocuparte, vendré a tu balcón tan pronto como pueda. Pero por ahora, ¿podrías esconder mi regalo del Festival de Invierno para Padre en tu apartamento? Una vez más, te he echado de menos y lo siento mucho... V"

Catherine se quedó allí quieta y leyó la nota varias veces, triste de que una y otra vez dijera lo mismo. Esto es completamente raro, pensó. Vincent no suele cancelar nuestras citas así. De repente pensó en la noche anterior y en las preguntas inocentes de Samantha sobre donde iba a encontrarse con Vincent.

- Bueno, ya está bien- dijo Catherine en voz alta- ¡algo realmente MUY extraño está pasando aquí y voy a averiguar que es! …

Al Capítulo 4

De nuevo a comenzar

Traducción en el español de gabi, España: ¡gracias!